ARTICULOS

   Las prácticas cuaresmales

-La Cuaresma implica un empeño ascético, individual y colectivo, cuyas formas tradicionales son:

· oración (Eucaristía, Viacrucis)

· ayuno (es el conjunto de las prácticas de mortificación: comida-palabras-diversiones): la mortificación permite una mayor disponibilidad hacia el prójimo, mayor tiempo para el voluntariado y más dinero para la caridad.

-En Cuaresma la Iglesia recuerda que están mandados:

· ayuno y abstinencia de carne: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo;

· la abstinencia de carne: todos los Viernes de Cuaresma.

- Iglesia recomienda en particular la práctica, durante la Cuaresma, de las obras de misericordia corporales y espirituales:

· Las siete obras de misericordia corporales

1. Dar de comer al hambriento.

2. Dar de beber al sediento.

3. Vestir al desnudo.

4. Dar posada al peregrino

5. Visitar los enfermos.

6. Visitar a los presos.

7. Sepultar a los muertos.

· Le siete obras de misericordia espirituales

1. Dar consejo al que lo necesita.

2. Enseñar al que no sabe.

3. Corregir al que yerra.

4. Consolar al triste.

5. Perdonar las ofensas.

6. Soportar con paciencia los defectos de nuestros prójimos.

7. Rezar a Dios por los vivos y por los muertos.

- Estas prácticas, «expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás » (Catecismo de la Iglesia Católica, 1434).

Autor: (Monseñor Raffaello Martinelli)


 

Desarrollo por San Pablo Multimedia